Javier Villanueva: “Una empresa debe tener la capacidad de desarrollar lo que necesitamos sin tener que pedírselo”

Como #ChangeLovers, y trabajando en el valor de este trimestre, en Voxel queremos adaptarnos a aquello que nuestros clientes necesiten en todo momento, ya sea añadiendo nuevas funcionalidades a nuestros productos o desarrollando nuevas soluciones. Y es por eso, que uno de los retos más importantes de la compañía este año es el Customer Centricity, o lo que es lo mismo, situar a nuestro cliente en el centro de lo que hacemos. Pero, ¿cómo están percibiendo este cambio nuestros clientes?

Ayer, lunes 17 de junio, recibimos en nuestras oficinas a Javier Villanueva, Director General de Hoteles Silken y cliente de Voxel desde hace muchos años, para que nos contara su visión del Customer Centricity como cliente de Voxel.

La relación comercial con Hoteles Silken empezó hace 14 años, cuando Voxel Group aún se dedicaba a la venta de cavas y vinos por Internet, en aquel entonces llamado Catanet. Y esta relación ha continuado hasta hoy en día con la facturación electrónica. “A veces el cliente no sabe lo que quiere. Pero, una empresa debe tener la capacidad de desarrollar aquello que necesitamos sin tener que pedírselo”, señaló Villanueva. “Voxel evolucionó y lo ha adaptado a aquello que necesitábamos”.

Según él, Voxel no solo vende facturación electrónica, sino que vende innovación, seguridad y optimización de procesos y tiempo. Villanueva opina que lo más importante para mantener las relaciones con los clientes es tener una mentalidad crítica y ir siempre un paso por delante de las necesidades de sus clientes. “Voxel nos ayuda a pensar aquello que necesitamos”.

Para Villanueva, cualquier empresa que quiera desarrollar y aplicar el Customer Centricity debe hacerse 3 preguntas: qué vende, a quién lo vende y por qué los clientes lo compran.

En Hoteles Silken también aplican el Customer Centricity en sus políticas y para ello intentan diferenciarse de la competencia ofreciendo experiencia y personalización a sus clientes. Un ejemplo es el Hotel Puerta América de Madrid, en que cada planta ha sido diseñada por un arquitecto distinto, ofreciendo distintos conceptos de habitaciones, colores y formas. “El truco está en no acomodarse e innovar”.

Por otro lado, Villanueva resaltó que esta estrategia no solo se debe aplicar de cara a los clientes externos, sino que también se debe tener en cuenta para los trabajadores de la propia empresa. En ese sentido, Hoteles Silken intenta siempre ofrecer una visión global de la compañía a todos los trabajadores y les proporciona formación continua para que ellos también evolucionen con la empresa.

Con esta charla hemos podido conocer de primera mano cómo se vive, desde la perspectiva de un cliente, el Customer Centricity y cómo afecta positivamente a las compañías.

Gracias a Javier Villanueva por haber compartido su experiencia con más de 40 Voxelianos. Y, si no habéis podido asistir a esta sesión, os esperamos en la próxima charla Grow!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *